Presión fiscal en España: desventaja competitiva para empresas y autónomos.

Muy buenas a todos, bienvenidos a este artículo del emprendimiento. Hoy quiero hablar sobre la alta presión fiscal que enfrentan las empresas españolas. Estamos hablando de una presión fiscal efectiva que se sitúa en un 31% por encima de la media de la Unión Europea. Esto significa que las empresas en España son un 31% menos competitivas que las de otros países.

La presión fiscal en España

Esta alta presión fiscal dificulta la competencia en el mercado internacional, ya que las empresas de otros países parten con una ventaja al tener una presión fiscal más baja, en muchos casos mucho más baja del 31%. Por ejemplo, nuestra presión fiscal sobre el impuesto de sociedades es un 27.2% más elevada que la media europea y un 22.2% superior a la media de la OCDE.

En cuanto a la imposición patrimonial, estamos un 40.8% peor que la Unión Europea y un 38% menos que el promedio de la OCDE. Y en lo que respecta a la imposición sobre la renta de las personas físicas, estamos en un 39.3% en 2020, lo que significa que el salario neto que recibe el empleado corresponde al 60.7% del coste laboral.

El impacto en la competitividad

Esta alta presión fiscal hace que las empresas españolas sean menos competitivas en comparación con las de otros países. Competir con empresas de países con una carga fiscal más reducida es muy difícil. Además, esta carga impositiva afecta negativamente a la generación de riqueza y la creación de empleo.

Es importante que se gestione de manera eficiente el dinero que ingresa al estado a través de impuestos. Si logramos hacer un gasto más eficiente y aplicarlo en las medidas necesarias, podríamos reducir la necesidad de recaudar impuestos. Esto generaría más actividad económica, más empleo y una mayor recaudación. Necesitamos pagar impuestos para generar más riqueza, no simplemente para recaudar más dinero.

Conclusión

Es importante tener en cuenta que la alta presión fiscal en España no solo afecta a las empresas y autónomos, sino también a nuestra competitividad en el mercado internacional. Debemos trabajar para ser más eficientes en el gasto de impuestos y reducir esta carga fiscal. Si logramos esto, podremos generar más riqueza, crear más empleo y fortalecer nuestra economía.

Si quieres seguir informado sobre temas de emprendimiento, te invito a suscribirte a este artículo y aceptar las notificaciones. Juntos, podemos lograr un cambio en el planteamiento económico y generar un mayor beneficio para todos. ¡Gracias por leer!

Deja un comentario