Suplidos: Qué son, cómo utilizarlos y su impacto en las facturas

Muy buenas a todos, bienvenidos a este vuestro post del emprendimiento. Hoy vamos a hablar sobre las facturas de suplido. El suplido es un tipo de gasto que podemos tener en nuestro negocio y es importante saber cómo aplicarlo a una factura o incluso cómo hacer una factura de suplido para simplificar su contabilización y administración.

¿Qué es un gasto suplido?

Un gasto suplido es aquel que asume una empresa o profesional en nombre de una tercera persona, normalmente de su cliente. Por ejemplo, el pago de tasas, adelanto de gastos de material o servicios como notarios, portes, seguros de transporte, entre otros. Aunque la factura esté a nombre del cliente final, nosotros pagamos en su nombre y generamos el suplido.

Tipos de suplidos

Existen diferentes tipos de suplidos, dependiendo del tipo de gasto que se pueda incluir. Por lo general, incluyen pagos de tasas, como registros mercantiles, y otros gastos como transporte, seguros, etc.

Requisitos de un suplido

Para considerarse como suplido, la factura debe estar a nombre del cliente final, haber realizado el pago y tener el comprobante, y que el pago a cuenta haya sido solicitado por el cliente final.

¿Cómo hacer una factura de suplido?

Es recomendable hacer una factura de suplido aparte de las demás facturas de servicios o productos. Esto nos permitirá tener un mejor control de los suplidos y facilitará su contabilización y administración. Además, es importante tener en cuenta que los gastos suplidos no afectan al IRPF ni a ningún otro impuesto.

Para contabilizar una factura de suplido emitida, se debe contabilizar en una cuenta del grupo de «otras cuentas no bancarias» y dentro de este grupo al grupo de «partidas pendientes de aplicación». Además, se debe llevar un libro de suplidos que es obligatorio para las empresas y profesionales.

Diferencia entre suplido, gasto reembolsable y provisión de fondos

Los gastos reembolsables son aquellos en los cuales la factura está a nombre de la empresa que ofrece el servicio y la paga, mientras que en el suplido la factura está a nombre del cliente final y nosotros la pagamos en su nombre. Por otro lado, la provisión de fondos se refiere a una cantidad desconocida que se utiliza para cubrir costes y gastos que se repercutirán al cliente final.

En resumen, es importante hacer las facturas de suplido de manera separada de las demás facturas, para llevar un mejor control, facilitar su contabilización y administración. Y para ello, te recomendamos nuestra plataforma de facturación que te permitirá hacer facturas de suplido de manera sencilla y gratuita.

Esperamos que este post sobre las facturas de suplido te haya resultado interesante. Recuerda suscribirte a nuestro blog para seguir aprendiendo más sobre emprendimiento y facturación, y tener acceso a nuestra plataforma gratuita de facturación.

Deja un comentario