Tipos de pasivo en contabilidad: exigible y no exigible

Muy buenas a todos, bienvenidos a este vuestro artículo de emprendimiento. En esta ocasión vamos a hablar sobre el pasivo en contabilidad y en el mundo empresarial.

¿Qué es el pasivo en contabilidad?

El pasivo en contabilidad hace referencia a todas las deudas y obligaciones que tiene una empresa, principalmente para financiar su activo. En términos contables, el pasivo es considerado como la estructura financiera o financiación ajena de la empresa. A diferencia, el financiamiento propio se incluye en el patrimonio neto.

El pasivo se calcula restando el activo y el patrimonio neto, es decir, pasivo = activo – patrimonio neto.

Tipos de pasivo

Existen diferentes tipos de pasivo, los cuales pueden afectar significativamente el funcionamiento de una empresa. Por ejemplo, si una empresa tiene deudas a corto plazo y no cuenta con suficiente liquidez para cubrirlas, puede enfrentar problemas de tesorería. Por otro lado, tener un pasivo a largo plazo indica la situación financiera de la empresa en ese momento.

El pasivo se clasifica por su exigibilidad y el momento en que es exigible. El pasivo no exigible es el patrimonio neto, que son las aportaciones de los socios, los beneficios de la compañía, las reservas, entre otros. Por otro lado, el pasivo exigible son las deudas con terceros que no están vinculados a la empresa.

Pasivo no corriente o fijo

Este tipo de pasivo se refiere a las deudas con vencimiento superior a 12 meses. Algunos ejemplos de pasivo no corriente son provisiones a largo plazo, deudas a largo plazo con empresas del grupo o asociadas, pasivos por impuestos diferidos y periodificaciones a largo plazo.

Pasivo corriente o circulante

Este tipo de pasivo se refiere a las deudas con vencimiento inferior a 12 meses. Algunos ejemplos de pasivo corriente son provisiones a corto plazo, deudas a corto plazo, deudas con empresas del grupo o asociadas, acreedores comerciales y otras cuentas a pagar, y periodificaciones a corto plazo.

Valoración del pasivo

Existen diferentes métodos para valorar el pasivo de una empresa, como el valor contable, el valor razonable, el valor actual y el coste de amortización. Cada método tiene sus propias ventajas y se utiliza según las necesidades de la empresa.

Conclusiones

El pasivo es una parte fundamental de la contabilidad y la estructura patrimonial de una empresa. Es importante entender los conceptos de activo, pasivo y patrimonio neto para tener claridad sobre la situación financiera de la empresa. Además, es clave administrar y controlar el pasivo, ya que diferentes tipos de pasivo pueden afectar la marcha de la compañía.

Espero que este artículo te haya resultado interesante y que te haya dado una comprensión más clara sobre el pasivo en contabilidad. Si deseas seguir informado, te invito a suscribirte a nuestro blog de emprendimiento para recibir más contenido relacionado con la contabilidad para emprendedores.

Deja un comentario